EL PRINCIPIO


Se dice que todos encontraremos al amor de nuestra vida. También se dice que, eventualmente, encontraremos a la compañera de nuestra vida. Si somos lo suficiente afortunados, dicen algunos, el amor y la compañera de nuestra vida son la misma persona. Siempre he creído que la música es un reflejo de la vida. Existen proyectos que enamoran con su magia y estremecen del oído a la piel. También hay otros que llegan para perdurar y convertirse en los encargados de musicalizar los momentos más memorables. Al igual que en lo sentimental, si somos lo suficientemente afortunados, el mismo proyecto se convierte en el amor y el compañero de nuestra vida musical. Tras muchas luchas, experimentos, alegrías, tristezas y duras decisiones, hoy me siento el hombre más afortunado. Larga vida a Adiós París, amor y acompañante de mi vida. Caminemos juntos por muchos años. 








​                                                                                                    René Lugo                                                  

​                                                                                                                              

Copyright © Adiós París